Cerrada post parto

Cerrada post parto

Lili Barrios
barlolili@hotmail.com

Es una tradición ancestral que nuestros antepasados acostumbraban dar a todas las mujeres que acababan de parir. Pero actualmente se está realizando como una práctica de purificación y desintoxicación a toda mujer que así lo requiera.

La cerrada postparto es reencontrarte contigo misma, es entrar a la parte más íntima de tu ser y reconocerte como lo más bello que ha sido creado en este mundo. Y qué mejor que puedas llevar a cabo este ritual como parte de tus propósitos de inicio de año, para soltar, dejar ir y volver a empezar.

La intención ancestral de la cerrada posparto es brindar un apapacho, una atención amorosa, cálida, suave, gentil y femenina de una mujer a otra mujer que ha parido.

Es ayudar a la recuperación del cuerpo de la mujer que ha atravesado por una prueba tan grande, como lo es abrirse para dar vida, ya sea parto o cesárea. El cuerpo de la mujer necesita nutrirse, para recuperarse lo más pronto posible para estar al 100 para un bebé que demanda atención 24 horas.

Desde tiempos antiguos las mujeres han recibido este apapacho por parte de mujeres de su familia, primordialmente de las abuelas y de las parteras, para ayudarlas a sentirse mejor, y que su cuerpo, primordialmente su matriz, quede bien colocada después del nacimiento del bebé.

Vaporización vaginal

La cerrada posparto consiste en varios cuidados y rituales que se dan a la mujer después de que nace el bebé. Uno de ellos es la vaporización vaginal, que al final se convierte en un pequeño temazcal. El objetivo de esta vaporización-mini temazcal, (qué está hecho a base de hierbas desinflamatorias, desintoxicantes y relajantes), es ayudar a la mujer a recuperar la salud de sus órganos internos y externos, también, a recuperar su equilibrio y su estabilidad emocional.

Después del baño de hierbas, se continúa con un masaje al estilo de las parteras tradicionales mayas, es una “sobada de pies a cabeza”, es profunda, fuerte, y en algunas ocasiones puede resultar doloroso, pero la mayoría de las veces se siente delicioso. El objetivo es ayudar a la circulación y correcto acomodo de los órganos internos, esta es una costumbre ancestral por parte de las parteras tradicionales mayas. Posteriormente se procede a dar una manteada con el rebozo, éste como pieza importantísima de la mujer mexicana. Desde tiempos antiguos se ha utilizado para dar apoyo y alivio a la mujer, durante el embarazo el parto y el postparto. En la cerrada posparto y específicamente en la manteada (aventar el cuerpo de la mujer levemente de un lado al otro), se da un masaje con movimientos que relajan la columna, relajan, alinean y estiran la columna vertebral, brindando mucho alivio a la persona.

Posteriormente se prosigue a la cerrada posparto que se hace también con los rebozos. Consiste en dar un apretón fuerte de pies a cabeza en donde la mujer físicamente se acomoda y alinea su columna, su cadera y sus articulaciones. Espiritualmente y emocionalmente ella, al sentirse abrazada y contenida en un lugar seguro, estable, calientito y oscuro, en un lugar donde solamente está ella misma. Entonces ella puede encontrar su centro de equilibrio espiritual y sentirse muy querida, importante y centrada. Durante el embarazo la mujer pasa por una transformación completa de todo su cuerpo, que se adapta para poder darle espacio a una nueva vida.

Esta transformación va desde el plano físico, hasta el plano emocional, psicológico y espiritual. Muchas veces durante el embarazo la mujer se siente como una diosa dadora de vida y toda la atención de toda su familia y comunidad están sobre ella, pues es la embarazada pero, cuando nace el bebé todo cambia y ahora la atención y cuidado está para el bebé. La familia y círculo de amistades no comprenden que, para que el bebé esté bien, en quién tienen que invertir sus cuidados físicos y emocionales, es en la mamá.

En este sentido, la cerrada posparto es una excelente y primordial alternativa para nutrir el cuerpo y el alma de la nueva madre. Hacer la cerrada postparto como una práctica de reencuentro, te permitirá sentirte, regocijarte, ir a lo más íntimo de tu ser, pare después estar lista para transformarte.*

Lili Barrios
Mujeróloga
Aprendiz de partera en la tradición
Cel. (662)1696806

Liliana Barrios

Share:

Leave comment