¿Qué tanto sabes de tus muelas del juicio?

¿Qué tanto sabes de tus muelas del juicio?

CDEO Samantha L. Nájera
info@najeradental.com

Algunas personas tienen muelas de juicio que salen sin ningún problema y se alinean por si solas por detrás de los segundos molares. Sin embargo, en muchos casos, la boca no tiene suficiente espacio para que los terceros molares crezcan con normalidad. De esta manera, los terceros molares, también conocidos como muelas del juicio quedan atrapados (retenidos).

Un tercer molar retenido puede aparecer parcialmente, de modo que se ve parte de la corona (retención parcial), o pueden no atravesar nunca la encía (retención total). Los terceros molares retenidos se ubican en la parte posterior de la boca, no tienen suficiente espacio para salir en boca o desarrollarse normalmente, por lo tanto quedan atrapados dentro del hueso.

En algunos casos, los terceros molares retenidos pueden causar problemas aparentes o inmediatos (dolor y lesiones en dientes vecinos). Sin embargo, debido a que son difíciles de limpiar, pueden ser más vulnerables a caries dental y a enfermedad de las encías que otras muelas.
Los terceros molares retenidos que provocan dolor u otras complicaciones dentales, así como los que no causan síntomas, ambos se recomienda extraerlos para prevenir futuros problemas.

Síntomas

>Los terceros molares retenidos no siempre causan síntomas. Si se infectan, dañan otros dientes o causan otros problemas dentales, presentándose algunos de estos signos y síntomas:
Encías enrojecidas o inflamadas
>Encías sensibles o sangrantes
>Dolor de mandíbula
>Inflamación alrededor de la mandíbula

Mal aliento

>Un sabor desagradable en la boca
>Dificultad para abrir y cerrar la boca
>Ruido o tronido al abrir y cerrar la boca
>Si la muela del juicio hace presión contra el segundo molar, puede dañarlo o aumentar el riesgo de infección en esa zona. Esta presión también puede causar problemas de apiñamiento dental (dientes chuecos) el cual puede requerir tratamiento ortodóncico para enderezar los dientes afectados

Quistes

>Las muelas del juicio se forman en un saco dentro de la mandíbula. Éste puede llenarse de líquido, formando un quiste que puede dañar la mandíbula, los dientes y los nervios. En raras ocasiones, se desarrolla un tumor, generalmente no canceroso (benigno). Esta complicación puede requerir la extirpación del tejido y el hueso.

Caries

>Las muelas del juicio parcialmente retenidas, parecen correr mayor riesgo de padecer caries que otros dientes. Es posible que esto ocurra, porque las muelas de juicio son más difíciles de limpiar porque alimentos y bacterias quedan atrapados con facilidad entre la encía y muela que salió en forma parcial.

Enfermedad de las encías

>La dificultad para limpiar las muelas del juicio retenidas, que salieron de forma parcial, incrementa el riesgo de contraer una afección dolorosa e inflamatoria en las encías denominada «pericoronitis» en esa zona.
Se recomienda cita de revisión con tu dentista a partir de los 12 años de edad cada 6 meses, para supervisar una buena higiene oral con citas de limpieza, valorar el crecimiento, formación y erupción de las muelas del juicio. Las radiografías dentales regulares pueden revelar una muela del juicio retenida antes de que se manifieste algún síntoma.*

NAJERA SMILE & BRACES

Hospital San José, segundo piso mód. J
Número directo 6621090525
WhatsApp 6624714575
Najera Dental

Share:

Leave comment