La Talabartería Arte con mucha vida y color

La Talabartería Arte con mucha vida y color

Clarisa Salazar revistayomujer@hotmail.com

Un símbolo tradicional del municipio de Moctezuma es la talabartería, es el arte de curtir y trabajar el cuero, para sacar la vaqueta y transformarla en productos como zapatos, cintos, monturas y todos los aditamentos que se utilizan en el caballo.

En el Pueblo por muchos años se han forjado grandes talabarteros que con sus manos procesan, cortan, clavan, esculpen y diseñan cientos de productos en el año. Son auténticos artesanos que con paciencia y esmero curten el cuero de la res, para sacar la vaqueta e iniciar el proceso de corte y ensamblado de la montura, así como de todos los accesorios que lleva.

Una de las empresas representativas de la Talabartería en Moctezuma, es Sonora Saddlery, mejor conocida como La Industrial, donde actualmente laboran 25 artesanos talabarteros y también han salido otros tantos para emprender de manera independiente este negocio.

Aquí se fabrican las monturas para el caballo y sus accesorios, desde las chaparreras y todo lo que el ganadero necesita para montar.

Los inicios de La Industrial datan de 1972, al frente, Don José María Zaragoza Robles Terán (+) y desde 1990 es dirigida por su hijo Fernando Robles Monge, ahora bajo el nombre comercial de Sonora Saddlery.

Actualmente los productos de esta compañía se distribuyen en Sonora, Baja California, Chihuahua y Sinaloa; además ahora con el impacto de las redes sociales, el mercado de la venta de la montura y sus accesorios se ha potencializado.

La temporada más alta de producción es de octubre a mayo, ya que este giro depende de la exportación de ganado, básicamente el becerro, pero generalmente la producción al mes es de 25 a 30 monturas, comentó Fernando “Paco”, Robles Monge.

En Sonora Saddlery se confeccionan alrededor de 60 accesorios que ocupa el jinete en la montura para manejar al caballo y esta materia prima, así como todos los herrajes, fustes, hilos, clavos y chilillos se compran en Guadalajara y León, Guanajuato.

El proceso de elaboración de las monturas se lleva a cabo por estaciones, en donde algunos de colaboradores se concentran en el armado de la montura y otros en el cortado y confección de los accesorios y productos de nylon como cabezadas, frenos; también se elaboran collares para perros y gatos.

“Tengo 30 años siendo el intermediario entre nuestros clientes y el talabartero, yendo y viniendo a Hermosillo. Hay gente que me pregunta si aún no me he enfadado y les digo que no, esto es lo que me gusta. Y cada vez que vuelvo a Moctezuma a mi trabajo, es como si fuera la primera vez. Disfruto y respeto el gran trabajo de los talabarteros de La Industrial y cada que se entrega una montura a un distribuidor, lo hago con la plena satisfacción y seguridad, que es un trabajo artesanal de gran calidad”, finaliza “Paco” Robles.

Share:

Leave comment